Inicio Opinión La primera dama que se nos salió del molde, ¡Guepajé!

La primera dama que se nos salió del molde, ¡Guepajé!

por Leidy Peralta
Porro

Veónica Alcocer Garcia, la sincelejena que alzó el porro, festejando en la Casa de Nariño su poseción como primera dama al son de un porro interpetado por la banda 19 de Marzo, de Laguneta.

Primero debo aclarar que soy una sucreña orgullosa de mis raíces y siempre hablo con alegría de mi departamento; por eso, escribo estas palabras conmovida y con la esperanza que de hoy en adelante cada vez que alguien mencione la expresión «un porro» no lo relacionen con un tabaco de marihuana sino con la belleza que transporta este sonido de bandas que tiene su cuna en mi costa caribe.

Verónica Alcocer, esposa del presidente electo Gustavo Petro y primera dama de los colombianos, levantó El Porro hasta llevarlo a la Casa de Nariño, a hacernos sentir parte de este gobierno; y también a hacer sentir la sabana entre los altos mandos de paises como Paraguay, Chile, Ecuador, Guayana, Argelia, Republica Dominicana e incluso con la presencia del Rey de España quien asistió a la poseción de Petro.

Y sí, es un orgullo para mí y muchos sucreños ver como sonaba el clarinete, el redoblante, la trompeta y ese bombo al son del porro; ¡Sipote orgullo.!

A los hijos de la sábana, casi que nos arullan con un porro, desde pequeños vamos empapandonos de un aire de bandas en cada cumpleaños, en en colegio en el Festival Estudiantil del Porro o en la calle; además, en la familia nunca falta el abuelo, la tía o el padrino que ha estado involucrado en festivales de bandas y lo va metiendo a uno por el camino.

También, es importante resaltar que esto se refuerza gracias a las fiestas del 20 de enero, en Sincelejo; donde año tras año, las bandas movilizan a la gente para prendan un racimo de vela y alcen los brazos en la plaza de Majagual, gritando con gusto ¡GUEPAJÉ.!

Finalmente, gracias a Verónica por ser una primera dama autentica desde el día uno; por llevar la banda 19 de marzo de Laguneta, Córdoba, hasta los ojos nacionales, por bailar y gozar como una más del pueblo sin tener en cuenta como titulen esta ofrenda que le ha dado a nuestro folclor, a nuestra raíz y a cada corazón sabanero.

“Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Dígame”

También le puede interesar: El motocarro, ¿el reemplazo del burro?

También te puede interesar: