Inicio Opinión Un reconocimiento a los invisibles

Un reconocimiento a los invisibles

por Daniel Solano
Un reconocimiento a los invisibles

A un selecto grupo, entre los que hubo ex alcaldes, empresarios, directores, líderes de organizaciones, entre otras y otros, les entregaron el pasado 15 de noviembre la Orden Centenario, un reconocimiento y exaltación a su labor durante la historia, el desarrollo y el crecimiento de Barrancabermeja.

Si se dan cuenta, reconocer es una palabra que se escribe igual al derecho y al revés. Reconocer en estos 100 años no puede ser solo un ejercicio selectivo con quien se está de acuerdo y desconocer al que se opone, dado que es en la diferencia que se ha construido esta ciudad. Reconocer también implica poner la lupa en los errores para no volver a repetirlos, implica sobre todo, visibilizar a quienes desde el silencio hacen que esta ciudad resista en la esperanza de un cambio.

Por eso en esta columna queremos exaltar a los invisibles, a quienes han trabajado arduamente desde el anonimato y que creemos merecen un agradecimiento a su labor a pesar que no sean famosos y amados por las mayorías.

Un aplauso y reconocimiento a los profes rurales y urbanos que a través de la historia nos han formado, a los que en pandemia se las ingeniaron para llevar conocimiento a cada estudiante en cada rincón.

Exaltamos aquí a los colectivos de veedurías ciudadanas, quienes, a pesar de las barreras para obtener información y los señalamientos, se empeñan en cuidar cada peso del erario y la calidad de los servicios públicos.

Un reconocimiento y aplauso a enfermeros, médicos, camilleros, farmaceutas y aseadoras que colocaron en riesgo su vida cumpliendo horarios extenuantes para cuidarnos en pandemia.

Un ovación de pie a los procesos culturales y artistas, quienes a pesar de que no les llegue la ‘platica’ de la estampilla, siguen adelante haciendo arte y ofreciendo espacios para que podamos compartir.

A los medios de comunicación independientes, que nos mantienen informados día a día sobre lo que pasa y no pasa en la ciudad.

Un reconocimiento y aplauso a emprendedores, vendedores ambulantes, micheladas, ventas de comidas y muchos más que se las ingenian todos los días para salir adelante y no se rinden, gracias por su ejemplo.

A los pescadores, agricultores, campesinas y campesinos que cultivan lo que comemos. A los y las ambientalistas que se dan la pela por cuidar el agua y los recursos naturales, y a las cocineras del paseo del río y el gremio de gastronomía de El Llanito que se quedaron por fuera del reconocimiento oficial.

La lista es larga: madres comunitarias y cabeza de familia, obreros de la industria petrolera, cuidadores y cuidadoras, sindicalistas, asistentes, conductores, oficinistas, colectivos afros, Lgtbi, comunidades de fe, víctimas del conflicto, movimientos sociales, a los jóvenes que se movilizan contra la corrupción y hacen su tarea de forma transparente… a todos aquellos que sostienen con sus hombros y fuerza a esta tierra bermeja, muchas gracias.

Faltarían muchos más por nombrar y reconocer, a todos y todas ustedes que hacen su tarea en silencio día a día, inmensamente gracias por existir, resistir y seguir dándonos esperanza.

Le puede interesar: Ojalá que la “platica” alcance

“Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten. No representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Dígame”

También te puede interesar: