Inicio Opinión La iniciativa está sobrevalorada

La iniciativa está sobrevalorada

por Karen Morena
La iniciativa está sobrevalorada

Queridos lectores, tengo que decirles que no soy matemática pero sí muy creativa, así que desarrollé la ecuación de la terminativa.   Terminativa = Rol activo * Enfoque.

Mi problema siempre ha sido preferir las cosas terminadas, incluso las causas perdidas, hasta hace poco, después de un esfuerzo y trabajo profundo, donde abracé mis rarezas y apropié que los rasgos de la personalidad no son defectos, estaba convencida de que andar terminando cosas era algo no tan bueno.

Hay que decir que  ya está lleno el mundo de demasiadas iniciativas; ideas y propuestas  que no van ni a la mitad y están lejos de  lograrlo, de allí, que el reto este en llevar a acabo, en emprender en ejecutar el plan, en  no abandonar sin antes terminar.

La idea, sueño o proyecto puede fallar, pero hasta para fallar hay que terminar.

“Me emberraca la gente que te dice si yo hiciera lo que tu… ya hubiera hecho no sé qué, y en mi mente sólo pasa la idea, pues hagaleeeeeeeeee pero hagaleee.”

Esa gente pasiva que no hace lo propio pero te llena de iniciativas, antes no entendía por qué las ideas no son registrables sin ejecutar, pero ahora si. Seremos siempre lo que hacemos no lo que decimos.

El tema ensimismo es un reto profundo, implica no dejar a la mitad, implica concentrarse, evitar el rol pasivo y asumir el activo que construye el cómo para llegar al qué.

La iniciativa es humo, la terminativa es fuego.

Hay personas que no terminan proyectos y están iniciando  otros que les obligan a dejar  en pausa los que ya tenían, ¿Es  esto una forma de auto saboteo y procrastinación? ¿es una forma de mantenerse liviano y no tener que ahondar en el profundo esfuerzo que a veces significa terminar?

Al final lo entiendo, estamos tan acostumbrados a ver pedacitos de Videos, leer fragmentos de libros e imágenes y creer que con eso tenemos el contenido completo, en la terminativa es mandatorio  profundizar, necesita enfoque, concentración,  sumergirse.

La ecuación de la terminación es una invitación no es más que la expresión del doloroso proceso de la renuncia para terminar tengo que renunciar a otras cosas, eso es enfoque, necesito dedicarme a lo importante y relevante. Ese es un rol activo.

La terminativa es también paz mental, ¿qué duele más que un pendiente? es amor propio y sobre todo seriedad, ¿cuántos materiales se han comprado para proyectos inconclusos?, ¿cuántos zapatos se han quedado donde el zapatero porque no se fueron a buscar?, ¿cuántos cursos a medias?, ¿cuántos sueños están sin terminar?.

Y honestamente nada más tóxico que el multitasking,  el multisueñing y el multimeta, no conozco ruta más segura que esa, para dejar todo a medias.

La iniciativa está llena de ideas, de ilusiones, planes y preparativos, de todo, llena de todo… menos de hechos y en esta corta vida he aprendido que algunas veces es mejor hecho, que Perfecto y que  lo Perfecto puede ser enemigo de los sueños.

Nota: aplica para todo, menos para pestañinas y libros.

Sígue la autora en instagram: @KarenMorenaPlata

“Las opiniones vertidas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Dígame”

Le puede interesar: ¿Contra el otro o con el otro?, esa es la cuestión

También te puede interesar: