Inicio Qué hay de la vida de Mujeres lideres: Yesenia Narváez Gómez

Mujeres lideres: Yesenia Narváez Gómez

por Karolina Diaz

Yesenia Narváez Gómez es una Barranqueña de 58 años, líder nata, de carácter fuerte, tajante y principios innegociables.

Su hogar conformado por padre y madre Barranqueños. Es la segunda de cuatro hijos y la única mujer. Su padre, fue obrero de Ecopetrol y la madre, ama de casa. Refiere haber nacido en un hogar primó el amor con las desavenencias de la familia, y también con las necesidades más que satisfechas.

Estudió en las escuelas de Ecopetrol y continuó el bachillerato en el Técnico Superior de Comercio donde cursó hasta noveno grado, allí tuvo grandes anécdotas gracias a su irreverencia, proactividad y curiosidad por aprender, a formar su personalidad y carácter.

Se forja un ser social

Para esta época y siendo adolescente, decide que su vocación era irse a un claustro y recluirse como monja en Tunja, sin embargo, y pese a sus intenciones, sus padres hicieron caso omiso a esto y finaliza sus estudios en el Instituto Antonio Nariño

Sin embargo, en esa época donde su fe la llevó a querer enclaustrarse, teniendo entre 12 y13 años, iba a los barrios en compañía de la monja y por directriz del sacerdote a catequizar a niños pues su sentir por la comunidad y el trabajo social desde muy pequeña forjó su personalidad.

En sus últimos años escolares, en el Instituto Antonio Nariño refiere que en la institución había una serie de eventos culturales como danza, teatro y declamación de los cuales siempre procuró participar.

Fue declarada fuera de concurso en declamación por lograr transmitir y evocar las emociones durante la presentación. Hoy en día, compañeros del momento aún recuerdan esa anécdota escolar.

También fue capitana de su curso y exaltó no solo la belleza femenina sino la calidad humana y académica de la institución y además, reconoce que las artes le han permitido afrontar algunas situaciones de su vida, canalizar y trasmitir esa sensibilidad con la que fue y continua siendo reconocida.

Una líder desde la verdadera política

Es entonces cuando llega, además, a las Juventudes Liberales que para entonces era el Frente de Izquierda Liberal Autentico el cual era una corriente del partido liberal en donde participaban de charlas y conversatorios con sentido social.

Decidir estudiar la carrera de derecho le permitió ser un medio para servir socialmente a la comunidad

“Permitirme ser un peldaño para contribuir a la satisfacción de las necesidades, a la protección de los derechos y a impactar positivamente en quienes lo necesitaran, así que, qué mejor que la carrera de derecho para saciar mi sentir de servir como mi cotidianidad y no sentir que trabajaba, sino que ayudaba a las personas”.

También puede leer: Mujeres influyentes: Tatiana Navarro Pérez

Así entonces inicia su etapa universitaria como estudiante de derecho de la Universidad Santo Tomás en Bogotá; una de las experiencias que tiene para contar durante sus estudios fue que en primer semestre, fue hasta el centro de Bogotá al Instituto de Medicina Legal y pidió muestras de cada una de las sustancias psicoactivas para exponer ante la clase.

No media los riesgos, para ella no había ni hay limites. no vio los diferencias entre los hombres y las mujeres sintió que todos eran capaces de hacer lo que realmente quisieran si sus ideales lo permitían sin pensar en el sexo de las personas.

Para cuando iba a iniciar segundo semestre, pidió traslado a la ciudad de Bucaramanga en donde conoció a quien sería su marido y padre de sus dos hijas. Es por él, que tuvo la posibilidad de realizar su judicatura en Santa Marta, en donde fue nombrar Inspectora de Policía.

Un mujer desde la política social

Al final de su año de judicatura sin aún graduarse, retorna al hogar materno, pues ya sus padres se habían separado y decide buscar al doctor Horacio Serpa Uribe quien para entonces era el Procurador General de la Nación a solicitarle que la ubicara en Barrancabermeja y en efecto, en remembranza a los pasos que había tenido en el Frente Liberal Autentico llega a la Alcaldía de Barrancabermeja como directora de la oficina Jurídica y posteriormente, fue nombrada Juez de Ejecuciones Fiscales

No obstante, su sentir por el Frente de Izquierda Liberal continuo y mientras era directora de la Oficina Jurídica también se dedicó fuertemente a aportar al servicio social desde allí los fines de semana.

Dicho servicio comunitario se desarrolló junto con algunos concejales del momento como: Alberto Murcia, José Arístides Andrade y compañeros como Pedro Flórez y Elkin Bueno conformando un grupo de profesionales a barrios y veredas ofreciendo capacitaciones de temas específicos solicitados por la comunidad por casi unos 4 años.

Un servicio social desde el trabajo

Cuando Elkin David Bueno Atahona, por elección popular gana las elecciones como alcalde, y pierde el partido Liberal, es retirada del cargo y funge como comisaria de familia en San Vicente de Chucurí.

Sin embargo, retorna a Barrancabermeja gracias al Alcalde, como de Jefe Justicia Municipal cuando a nivel nacional y territorial el conflicto armado se toma las zonas rurales y general del desplazamiento de cientos de campesinos y por disposición del gobierno nacional se crea el Comité de Atención a la Población Desplazada para brindarle a la comunidad la atención requerida debido al conflicto interno.  

Aportar en ese momento coyuntural en el territorio fue significativo en la vida de la actual Administradora del Sisbén, ya que revivió en ella el deseo de servir y restaurar el tejido social aportando no solo desde sus conocimientos sino desde la academia.

Una lucha política, social y como mujer

Refiere que vivió momentos difíciles tal como el despido en el 2002 pese a ser una empleada de carrera y haber tenido años de vinculación, no obstante, le permitió ejercer desde el litigio y conocer otra parte de su carrera donde desempeñarse como defensora de los derechos e intereses.

Una mujer que sacó fuerzas para desempeñar gran parte de su carrera en un contexto de violencia sociopolítica -y de hombres- en la que, al tiempo, atravesó la desvinculación laboral y, además, el divorcio del padre de sus dos hijas menores de edad en ese tiempo. Afrontar todas las situaciones al tiempo, reforzó su fuerza, seguridad y capacidad de resiliencia.

Actualmente

Afirmó que llegar al Sisbén, le proporcionó más de lo que llegó a imaginar; se convirtió en una plataforma para desarrollarse a nivel personal y brindar desde sus conocimientos y experiencias el servicio social que tanto ha deseado en el trasegar de su vida y la caracterizan.

Sus características como líder, mujer trabajadora, con gran calidad humana, le permitió permear su vida laboral y construir tejido social, contribuir a la reparación no solo de las personas víctimas del conflicto, sino a la población diversa que acudiera a ella.

Una verdadera mujer feminista, creyente de la capacidades individuales y la transformación social indistinto de si se es hombre o mujer.

Le puede interesar: Mujeres que hacen historia: Magdalena león

También te puede interesar: