Inicio Qué hay de la vida de Jóvenes que transforman: Eliana Vidarte

Jóvenes que transforman: Eliana Vidarte

por Karolina Diaz

Eliana Vidarte es una Barranqueña de 29 años. Realizó sus estudios profesionales en la cuidad de Bucaramanga en Diseño de moda y aplicaciones textiles en la Universidad Manuela Beltrán.

Eliana se describe a sí misma, como una mujer soñadora y con ganas de aprender. Comprometida con el conocimiento y reconoce que así como tiene habilidades y fortalezas aún hay aspectos en los cuales debe trabajar paulatinamente.

En el 2012, a la edad de 20 años, se encontraba terminando sus estudios e iniciando su maternidad, lo cual no fue un limitante para iniciar su proyecto empresarial.

En ese entonces, y sin experiencia, empezó a trabajar poco a poco cosiendo ropa para bebé y prendas sobre medidas de acuerdo con los pedidos solicitados que actualmente continúa realizando y es característico de la marca.

Emprender

LAVIDARTE es una marca de diseño de ropa que se construye a través de estilos ajustados a la actualidad, sin embargo, no caen en la repetición, es por esto, que el decir de la empresa es “no estamos de moda”. Las unidades repetidas son escasas, lo que genera que el dinamismo, la innovación y la actualización en la vanguardia textil, sean pilares de Lavidarte.

Emprender para Eliana es una necesidad. Es un sendero con obstáculos y requiere de riesgos para poder afrontarlos; el respaldo de organizaciones y otras empresas podrían generar un entorno menos hostil para industria de la moda, pues los puntos a favor son escasos para quienes trabajan en este campo, a pesar de esto, los logros obtenidos son inmensos.  

“Emprender es un camino en el que se transita por la pasión y si no hay de eso, mejor ni intentarlo”.

Reconocimiento

Gracias a la camiseta Barranqueñísima se logró un mayor posicionamiento no solo a nivel local sino nacional. Brindar la posibilidad de dar a conocer la historia del territorio para reconocerlo, valorarlo y crear sentido de identidad fue gratificante, además, le permitió el acercamiento a personas que nutren su vida y la apertura de puertas en pro de su empresa.

La joven emprendedora se encuentra comprometida con su empresa, en la búsqueda de personas que quieran crecer a su lado, de mujeres empoderadas y con ganas de soñar en conjunto. No espera encontrar mujeres que trabajen para ella, sino por ellas y logren sentir a LAVIDARTE como de ellas también.

Cree en el potencial de Barrancabermeja, confía en el territorio y la calidad que tiene este pedazo de tierra que la ha visto crecer. Resalta que en el Puerto Petrolero hay de todo y para todo y por eso, aún falta mucho por hacer y aportar.  

Le puede interesar: Jóvenes que transforman: Stephanía Gutiérrez

También te puede interesar: