Inicio Magdalena Medio ¿Quiénes eran las víctimas de la masacre del 28 de febrero en Barrancabermeja?

¿Quiénes eran las víctimas de la masacre del 28 de febrero en Barrancabermeja?

por Luis

¿Qué pasó el 28 de febrero de 1999?

La masacre ocurrida el 28 de febrero de 1999 fue conocida como la ruta de la muerte y perpetrada por un comando de 16 paramilitares dirigidos por Mario Jaimes Mejía, alias “El Panadero” pertenecientes a las autodefensas de Santander y Sur del Cesar –Ausac- quienes ingresaron a los barrios Versalles, Provivienda, la Esperanza y la Paz, ubicados en la comuna 5 del nororiente de Barrancabermeja, donde asesinaron a ocho personas y dejaron heridas a dos más. Los paramilitares también desaparecieron forzosamente a otras dos personas de quienes se presume fueron ejecutados y sus cuerpos arrojados al rio Lebrija, sin que hasta el momento se hayan encontrado sus restos.

¿Cómo sucedió la masacre?

La tarde de domingo del 28 de Febrero de 1999, 9 hombres fuertemente armados que se desplazaban a pie, escoltados por una camioneta de color verde, dieron inicio a una masacre cuyo único objetivo era, según palabras del mismo Mario Jaimes Mejía, El Panadero, “decirle a la guerrilla que por ahí había pasado él”.

Luego de dirigirse al barrio la esperanza, donde se reunieron con una camioneta de color beige y un automóvil de color rojo con otros diez hombres armados, iniciaron un recorrido en el que se llevaron al joven estudiante de 17 años de edad, Edgar Sierra Sidray, desaparecido hasta el momento. Posteriormente se desplazaron cerca al club náutico de Ecopetrol, donde dieron muerte al taxista José Darío Sánchez Aguirre y al vendedor de rifa Jesús Daniel Gil Mosquera. A Luis Miguel Cifuentes, se lo llevaron en su huida, hacia la ciénaga del Llanito, en la vía que conduce hacia Puerto Wilches; después bajaron a los pasajeros del taxi que conducía, el vehículo apareció horas después, pero nunca más se volvió a ver a Luis Miguel. Posteriormente asesinaron a los comerciantes Cesar Manuel Barroso y William Rojas Zuleta, a quienes obligaron a salir al parqueadero donde departían en el estadero El Rancho, para luego fusilarlos. Allí luego de revisar y hacer tirar al piso a las personas que se encontraban en el estadero el Puente, terminaron su macabro recorrido, dejando a Barrancabermeja sumida en una estela de miedo y sangre.

Cien metros más adelante las balas asesinas alcanzaron en su huida al subgerente encargado de la corporación Colpatria, Leonardo Guzmán Martínez, quien se dirigía en una motocicleta hacia Barrancabermeja. Por estos hechos el Juzgado Segundo Penal de Bucaramanga, condenó a cuarenta años de prisión al Panadero y a Pedro Mateo Hurtado Moreno, en concurso heterogéneo con secuestro y posterior desaparición forzada, del que fueron víctimas Edgar Alfonso Sierra Sidray y Luis Miguel Cifuentes Díaz”

El Caso ante la Justicia

Por estos hechos aceptaron cargos y se sometieron a sentencia anticipada los paramilitares: Adalberto Galvis Pestana, José María García Arias Alias “Bebé”, John Alexander Vásquez, alias el “pepo”, Joaquín Morales alias “Danilo” y Javier Pumarejo Martínez alias “Sandy”. También fueron condenados los paramilitares Henry Ricardo alias “el sordo”, alias “el panadero” comandante del operativo criminal quien cumple una pena de 40 años de prisión, junto a Pedro Matero Hurtado Moreno y Fremio Sánchez.

La Fiscalía 42 delegada ante el Tribunal Superior de Bogotá confirmó la resolución de acusación en contra de José Eduardo González, entonces jefe de seguridad de Ecopetrol como coautor de la masacre cometida por grupos paramilitares el 28 de febrero de 1999 en Barrancabermeja.

Testimonios:

Ver videos adjuntos: Cortes de las víctimas pidiendo la verdad y tráiler del documental “Aquel 28”

A quiénes masacraron (perfiles de las víctimas)

Edgar Alfonso Sierra Sidray (Estudiante): nacido el 1 de febrero de 1982, Edgar es hijo de Alfonso Sierra Pedrozo y Manuela  Sidray  Padilla, de una familia de 4 hijos. Era un joven de 17 años estudiante del colegio “26 de marzo” de la comuna 5, en la jornada de la mañana.   Fue detenido y desaparecido en la masacre del 28 de febrero ocurrida en el año de 1999 un recorrido sangriento por el barrio provinienda, Alcazar. Su mamá lo describe como “un joven  muy extrovertido, le  gustaba  la música,  el futbol, la  danzas  folclórica, las tamboras, era buen  estudiante  muy respetuoso  con sus profesores, responsable en sus compromisos  y tareas,  se  caracterizaba  por ser una persona  alegre y amigable”.

José Darío Sánchez Aguirre (Taxista):  nació el 21 de octubre de 1973 era el cuarto de diez hijos, estudio en la escuela Manuela Beltrán, su mamá los describe como “una persona trabajadora, responsable, cariñoso, divertido, buen hermano. No pudo estudiar por que le tocó desde muy pequeño trabajar para poder responder por su madre y sus hermanos. Trabajó mucho tiempo en la plaza de mercado como ayudante ahorro y pudo hacer los trámites de la licencia de conducir y consiguió trabajo como taxista y se dedicaba a esto hasta el día de su asesinato.

 

Jesús Daniel Gil Mosquera (comerciante): nació el 04 de noviembre de 1962 en Istmina, Chocó, hijo de Manuel de Jesús Gil y Sara Mosquera. De joven fue a buscar nuevos rumbos a la ciudad de Barrancabermeja. Con su esposa Ligia Ramírez tuvo dos hijas, Daniela y Saray, y su más grande sueño era estar bien para poder compartir y estar al lado de ellas para protegerlas, guiarlas y apoyarlas. Ejercía como vendedor de rifas y era muy conocido por su forma de ser, porque era capaz de hacer sonreír a las personas con tan solo una palabra.

 

Luis Miguel Cifuentes (taxista): nació el mayo 03 del 1961 en Barrancabermeja, hijo de German Cifuentes Díaz y María del Socorro Díaz  de Cifuentes, era el tercero de seis hijos de esta unión. Casado con Alix Velez, se convierten en padres de 3 hijos, Paola Katherine, Jesús Miguel y José Miguel. Alix recuerda a su esposo asesinado como “un gran ser humano muy  solidario, romántico, detallista, soñador, él se desempeñaba como taxista  hasta que ese domingo de 28 de febrero de 1999 aproximadamente  a las 5:30 pm  Mario Jaime Mejia alias el “panadero”  paramilitar  le arrebato sus sueños”, añade que “Gracias al apoyo del Padre Francisco de Roux mis hijos pudieron terminar sus estudios y ser profesionales, porque cuando mataron a Miguel yo tuve que salir a trabajar y mi hija mayor pasó a ser la mamá”.

Ver relato “Si Miguel estuviera aquí…” en http://rutasdelconflicto.com/interna.php?masacre=430

Cesar Manuel Barroso (comerciante): nació el 02 de diciembre de 1968, en la ciudad de Barrancabermeja. Quedó huérfano de madre a los 2 años y junto a sus dos hermanos, creció en el hogar de su tía Ana Clotilde Rios. Su hija Leidy Barroso lo recuerda como “una persona muy amigable, colaboradora y honesta, comenzo a forjarze como comerciante”. Cuenta que él se conoció con su mamá y tuvieron dos hijos, a ella y su hermano Cesar Andrés Barroso Amaya. De esta familia solo vive Leidy, ya que el 28 de Febrero del año 2000 mientras viajaba Maria Yesenia Amaya con su pequeña hija Leidy al sur del Cesar para aclarar la muerte de su esposo, fueron secuestradas y días después liberada únicamente Leidy. Los abuelos de la niña también fallecieron a causa del conflicto armado. El hermano mejor de Leidy murió en la ciénaga San Silvestre ayudando a otro niño para que no se ahogara.

 William Rojas Zuleta (Comerciante vendedor de cuadros): Nació el 4 de septiembre de 1969, sus padres son Israel Rojas y Blanca Zuleta,  oriundos de la ciudad de  Barrancabermeja, habitaban en el barrio el cerro de esta misma ciudad,  era el menor de sus cuatro hermanos. Con única novia LUISA MARIA DE LA OSSA  tuvo su único hijo varón,  quien lo acompañó hasta  el día que le arrebataron su vida, sus  sueños y su futuro. Su mamá lo recuerda por que “él se caracterizó por ser el mejor hijo el mejor papá, el mejor esposo, y el mejor amigo, siempre fue muy trabajador, emprendedor.  En el momento de su asesinato se encontraba vendiendo cuadros por la ciudad”.

 

Leonardo Guzmán Martínez (SubgerenteBanco Colpatria): nacido en la ciudad de Barrancabermeja, su padre laboraba como cocinero y su madre ama de casa, creció en el barrio la esperanza. Casado con Janeth Paola Galvis Villarreal, y junto al hijo de esta unión, Leonardo Andrés Guzmán Galvis, buscó superarse para brindar un futuro mejor a su familia; así comienza sus estudios superiores e inicia a trabajar en una corporación bancaria como mensajero, donde va ascendiendo a cajero, supernumerario, coordinador operativo hasta llegar a ser subgerente, en el tiempo en que lo asesinaron.

 

Helio Mejía (obrero – agricultor): Nació el 24 de agosto de 1970 sus padres, Matilde Castellanos de Mejía, Eli Mejía era el número 7 de 12 hijos, Elio se dedicaba a la agricultura trabajaba como jornalero en fincas plataneras le gustaba la pesca estar con sus amigos, también le gustaba la música carranga y por eso le llamaban el charranguero.

Israel Ariza Ochoa: Nació el 16 de noviembre de 1970 sus padres Josefina Ochoa y Julio Alberto Ariza, fue el cuarto de 9 hijos, en el momento de su asesinato era quien respondía por la casa y por sus padres se dedicaba a trabajar como cotero en la plaza de mercado satélite  y también vendía fritos por  donde quedaba los seguros sociales era muy conocido por sus deliciosos fritos , le gustaba jugar tejo, estar con los amigos escuchaba música vallenata, extraordinario hermano, muy buen hijo  responsable con sus esposa y sus hijas. Adoraba a sus hijas, le gustaba salir con ellas, era cariñoso y buen amigo.

 Orlando Forero Tarazona (agricultor):  nació  el 03 de octubre del 1966  en Barrancabermeja, hijo de campesinos cultivadores de la tierra,  Francisca Tarazona y Nicanor Forero,  era  el   último  de cinco hijos, terminó sus estudios  en el  colegio  san José en Barrancabermeja,   fue   comerciante independiente  cultivador y vendedor de plátano y maíz al por mayor, era  un hombre interesante, servicial. Se caracterizó siempre por ser un hombre bondadoso, cariñoso buen vecino, buen padre, buen hijo, le gustaba el futbol, escuchar música vallenata, su pasatiempo era ir  de  pesca  con sus amigos, él  fue buen hijo buen padre, era tan querido que sus amigos lo buscaban para ser padrino  se los hijos por esta razón tenía muchos ahijados,  su pasión fue el campo y su motor  era sus hijos y su esposa

También te puede interesar: