Inicio Mundo Osos en China, los perjudicados por búsqueda de vacuna contra el COVID-19

Osos en China, los perjudicados por búsqueda de vacuna contra el COVID-19

por María José G

Asociaciones ecológicas desde hace tiempo, denuncian el destino que se da a los osos en China. Quienes son enjaulados y perforados para poder extraerle la bilis.

Ya que, según la medicina tradicional de China, la bilis de los osos tiene cualidades terapéuticas. Supuestamente ayuda a regular el colesterol y disolver cálculos renales.

Pero ahora esta sustancia se incluyó en las recomendaciones médicas agregadas por Pekín para la lucha contra el coronavirus.

El Ministerio de Salud chino, el mes pasado recomendó una inyección llamada Tan Re Qing. Cuya composición es: bilis de oso, polvo de cuerno de cabra y extractos de plantas, para los pacientes graves por coronavirus.

El régimen del presidente Xi Jinping, elogia esta medicina tradicional y más ahora que puede contrarrestar este nuevo virus.

Tan Re Qing fue creada para enfermedades respiratorias, especialmente neumonía, según su fabricante el laboratorio Kaibao de Shanghái.

Sim embargo, la fabricación de esta inyección es trágico y contradictorio. Puesto que china prohibió el comercio de animales salvajes con fines alimentarios por la aparición del virus. Afirmó la Asociación Animals Asia Foundation (AAF).

Le puede interesar: ENCUENTRAN ANTICUERPOS QUE SERVIRÍAN COMO VACUNA CONTRA EL COVID-19

Osos en peligro de extinción

Brian Daly de AAF, teme que dicha recomendación de Pekín sobre la inyección aumente el riesgo de extinción del oso negro de Asia.

La producción de bilis de oso es legal en China, pero su exportación está prohibida por la Convención sobre el comercio internacional de especies de fauna y flora salvajes amenazadas de extinción (CITES).

Richard Thomas de la Asociacion Traffic menciona que el principio activo de la bilis de oso puede ser producido químicamente en laboratorio. Por lo tanto, no hay razón de herir a los osos.

Además, el riesgo sanitario por el comercio de animales es alto y la protección de estos se impone cada vez más en China.

En Shenzhen hace poco se prohibió el consumo de carne de perro y gato. Según la asociación Humane Society Internacional esta es la primera ciudad de China en adoptar esta medida.

También te puede interesar: