Inicio digame Lo feo, malo y bueno del primer día sin carro en Barrancabermeja

Lo feo, malo y bueno del primer día sin carro en Barrancabermeja

por Melissa

El pasado 19 de abril del 2018 la comunidad barranqueña fue invitada a participar del día sin carro y sin moto, disposición implementada por la alcaldía mediante decreto.

La medida del día sin carro ha sido una propuesta que se ha prolongado durante los últimos años por todo el territorio colombiano, comenzando en la ciudad capital del país y posteriormente prolongándose a ciudades como Medellín, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Quindío, Popayán, entre otras.

En Barrancabermeja esta actividad fue enmarcada bajo el decreto 113 el cual declaraba este día como “día de la promoción de la actividad física y el sano esparcimiento” es aquí donde me genero una serie de cuestionamientos ya que para mi concepto en su enfoque el decreto quedó corto, a medias y limitado.

A continuación desarrollare a través de mi punto de vista las principales falencias que encontré en el marco de la celebración del día sin carro y sin moto.

AUSENCIAS DE CARRILES EXCLUSIVOS PARA LAS BICICLETAS

Con esto me refiero a que en las vías principales de la ciudad se debieron establecer mediante conos unos carriles exclusivos que sirvieran de ciclorutas para permitir en primera medida que las personas que se transportaran en bicicleta, patines o patinetas lo hicieran de manera organizada y segura. Esto con el fin de mantener de una manera más rigurosa el uso de la vía ya que esta seguía siendo compartida por otros vehículos lo que podría haber generado algunas dificultades.

PUNTOS DE HIDRATACIÓN

Dentro de lo que estuve leyendo acerca de otros días sin carro en el país no encontré algo similar a lo que estoy por proponer pero para mí con un poco de voluntad y buena disposición se podría lograr.

Mi pensamiento idealista está encaminado en que la alcaldía mediante convenios con empresas proveedoras de agua potable empacada hicieran puntos estratégicos de hidratación para toda la población que durante ese día estuviera trasladándose tanto a pie como en bicicleta. Esto con el fin de mitigar un poco las altas temperaturas y la deshidratación., puesto que la ciudad goza de un clima bastante caluroso.

AUSENCIA DE MECANISMOS DE MEDICIONES AMBIENTALES

Aquí para mi es donde encontré la mayor falencia por parte del gobierno de turno en esta actividad, ya que se pudo haber aprovechado esté día para realizar unas mediciones de ruido y de contaminación atmosférica a los vehículos de transporte público que eran la única fuente móvil de contaminación presente durante ese día.

Estas mediciones se podrían haber llevado a cabo por instituciones como la UNIPAZ y su facultad de Ingeniería ambiental o por la misma secretaria de medioambiente. Como dato realmente desalentador encontré que la ciudad cuenta con una red de monitoreo del aire en unos puntos fijos pero que se encuentran averiados, descalibrados o no están en funcionamiento desde ya hace mucho tiempo.

Así que se desaprovecho una buena oportunidad para conocer en primera medida el nivel en decibeles que genera en un día los vehículos de transporte público y que impacto ocasiona en las personas si sus índices estuvieran por encima del valor

permitido por la normatividad colombiana. Mismo panorama se puede decir para el
caso de las mediciones del aire con el agravante que la ciudad contando con los equipos necesarios los tiene olvidados y sin uso.

LA NO VINCULACIÓN DEL COMERCIO

Otra falencia fue la no vinculación del comercio con esta medida, a esto me refiero a que el gobierno debió generar algunos convenios con el comercio de la ciudad para incentivar a la población a acercarse y así evitar que este sector económico se viera tan afectado.

Esta vinculación podría haber sido mediante descuentos, promociones, eventos y rifas. Incentivos principalmente para las personas que se movilizaron a pie o en bicicleta, patines y patinetas hacia ese sector.

ASPECTO POSITIVO

Dentro de los aspectos positivos vale mencionar el amplio despliegue del INDERBA a lo largo del territorio donde estuvieron presentes realizando diversas actividades para el sano esparcimiento y la actividad física. Como también felicitar a la ciudadanía barranqueña que cumplió dejando sus vehículos particulares en casa participando así de la medida mediante los sistemas de transportes públicos disponibles como también aquellos que aprovecharon y usaron sus bicicletas, patines, patinetas para movilizarse durante ese día.

 

Para finalizar el día sin carro y sin moto es una medida que por si sola no arrojará resultados exitosos para la población si se realiza solo una vez por año o si se realiza a través de la improvisación.

En este día quedaron muchos aspectos por abarcar dejando en evidencia la falta de planificación por parte de la alcaldía, es así como se pierde la posibilidad de haber generado un impacto más amplio si se hubiera tenido en cuenta varios ejes dentro de la aplicación de esta actividad.

No queda de más sino terminar diciendo que el mérito de esta alcaldía fue arriesgarse a permitir que se diera esta medida pero como tantas cosas más en su gobierno quedó nuevamente expuesto la poca organización en las acciones que realiza.

Por: Felipe Benjumea

‘Las opiniones vertidas en esta sección  son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Dígame”

También te puede interesar: